LA REPRESENTACIÓN DE LAS MUJERES EN LOS ESCENARIOS, UNA ASIGNATURA PENDIENTE.

En España tenemos un claro desequilibrio dentro de la industria musical, y es que, las mujeres no llegan ni un 15% de representación en los escenarios. Según el informe de MIM (Mujeres en la Industria de la Música) del 2017, nos encontramos con muy poca presencia femenina en festivales y grandes eventos masivos.

Puesto que los hombres ocupan un 67,65% de altos cargos en la industria musical, se trata de un sector muy masculinizado con una brecha que hay que romper. En cuestión de género, actualmente se aboga por las programaciones paritarias y las cuotas, hecho que no se ve reflejado en los datos recogidos posteriormente.


Según un estudio de Ticketea del 2017, se vendieron 1,6 millones de entradas para conciertos en España el año anterior, de los cuales el 77% no tuvo ninguna mujer como artista o solista principal. Nos encontramos con una representación de un 13% de grupos mixtos o compuestos por mujeres, quedando en un 25% de grupos, solistas o bandas 100% femeninas. Curiosamente, más de la mitad (el 55%) fueron mujeres las compradoras de esas entradas. Nos encontramos pues en un panorama donde el estereotipo de género, la brecha salarial y la falta de mujeres en puestos de dirección predominan.

¿Cuotas y Paridad?


Las cuotas aparecieron por primera vez en los años 70, para garantizar un mínimo de un 40% de representación femenina en los puestos y cargos políticos, a pesar de que ha generado un extenso debate en torno a ello. Por otro lado encontramos el sistema paritario, que garantiza una democracia paritaria, esta pone sobre la mesa la desigualdad de género que define nuestra sociedad patriarcal donde las mujeres tienen difícil acceso a altos cargos tanto políticos como en todos los ámbitos profesionales.


Si la mitad de la población está exenta de ocupar altos cargos o tener una representación social, nos estamos perdiendo la mitad de la humanidad y con ella la mitad del talento. Hoy en día, muchos festivales y carteles, como podría ser el caso del Primavera Sound, apuestan por una programación paritaria. El Primavera Sound fue el pionero en 2019 presentando el festival bajo el slogan The New Normal, la nueva normalidad, que curiosamente nos resuena mucho en estos días. Y es que la nueva normalidad se definía en una programación paritaria entre artistas masculinos y femeninos, en esta línea pues, encontramos a reconocidas artistas como Rosalía o Erykah Badu. Sin embargo, a pesar de su apuesta por la programación 50-50, también nos encontramos con reconocidos artistas como J. Balvin o Young Beef, con canciones y letras que distan mucho de dar una representación o imagen feminista. El New Normal como marca nos vende una paridad enmascarada en la cual aún queda mucho por hacer y cuestionar.

La nueva normalidad

Así pues, entramos también en el debate en torno a si las programaciones paritarias son un objetivo o meta a conseguir o más bien si deberíamos estar generando de manera natural esta igualdad de condiciones y oportunidades en los escenarios sin tener que generar un sistema de
contratación al 50-50. Es decir, si el género debe seguir siendo el eje sobre el que movernos o proyectarnos o debemos ir más allá del binarismo establecido. The new normal debería apostar, quizás, por una selección de artistas más allá de sus condiciones de género, ofreciendo las mismas oportunidades en los escenarios a artistas mujeres, trans o no binarias tanto como lo hace con los hombres.

Esta paridad debería ser más bien el mecanismo generador del cambio, el medio y no el fin en sí. Otro punto a debatir es la cantidad de artistas de calidad que siguen estando invisibilizadas y como generar espacios donde los nuevos talentos puedan exponerse. Ya que sinó, nos encontramos programando solo a aquellas artistas que se han hecho un lugar en la escena musical a nivel global y ya son mundialmente reconocidas.

Pensemos entre todxs cómo queremos que se defina esta nueva normalidad que se nos viene encima ahora que debemos retomar las salas, las calles y los escenarios Una nueva .normalidad que genere cultura y música teniendo en cuenta cómo queremos que sea la industria y el mercado. Que estos meses de parón nos hayan servido para reactivar el sector con un nuevo enfoque más igualitario y feminista.

Autora: Berta Reigberta@femnoise.com

Related Articles

New Report

Close